ASEDIOS TURCOS DE VIENA (1529 & 1683)

"Siège de Vienne 1529", Toile de Pieter Snayers (1593-1662).

LOS DOS ASEDIOS DE VIENA POR LOS TURCOS OTOMANOS (1529 & 1683)

1. El primer asedio de Viena por los turcos otomanos (1529)

 

     El primer asedio de Viena, en 1529, marcó el apogeo de la invasión otomana de Europa central por las tropas turcas mandadas por el sultán Süleiman (Solimán) I Kanuni. El 27 de septiembre de ese año las tropas otomanas iniciaron el asedio de Viena, capital del Archiducado de Austria. Las estimaciones van desde 90.000 hasta 200.000 hombres. Los defensores austriacos de la ciudad (entre 17.000 y 22.000) recibieron poca ayuda exterior, entre la que se destacaban 1.000 lansquenetes alemanes dirigidos por un mercenario alemán de 70 años, el conde Nicolás de Salm, veterano de la batalla de Pavía, y 700 arcabuceros españoles.

     La población de la ciudad recibió con terror las noticias de las atrocidades cometidas por los invasores turcos y decidió no entregarse sino resistir tenazmente. Nicolás de Salm ordenó almacenar en la ciudad todas las provisiones disponibles, quemar todas las edificaciones exteriores a la antigua y desgastada muralla de la ciudad, reforzarla y levantar empalizadas en los límites con el Danubio. También recomendó la salida de la ciudad de unos 4.000 habitantes que no pudieran contribuir a su defensa (niños, mujeres, ancianos y miembros del clero). Desafortunadamente la mayor parte de ellos fueron interceptados por los turcos y sometidos al suplicio del palo, excepto a los niños y las jóvenes mujeres que se vendieron como esclavos.

     Para evitar que el rebote de los disparos hiriera a los defensores, Nicolás de Salm hizo levantar los pavimentos de piedra de la ciudad y edificar con ellos una segunda muralla dentro de la antigua. Las constantes lluvias impidieron que los musulmanes utilizaran con efectividad las armas de fuego, que habían contribuido a las tomas de Constantinopla, Rodas y Belgrado. El 13 de septiembre de 1529, 300 cañones turcos abrieron simultáneamente el fuego pero el resultado fue escaso. El 1er de octubre un minero cristiano que se evadió del campamento turco reveló a los defensores que en realidad con el incesante cañonazo los turcos intentaban tapar el ruido de excavación  de túneles  hacia las cuatro puertas de la ciudad con la intención de dinamitarlas. Nicolás de Salm, un experto en túneles, tomó las medidas necesarias incluido un ingenioso sistema de alerta que funcionó perfectamente. Inmediatamente los contra-mineros cristianos empezaron a escavar y descubrieron  la existencia de seis túneles en algunos de los cuales los mineros turcos todavía estaban operando. Dada la imposibilidad de utilizar pistolas, el combate fue cuerpo a cuerpo con armas blancas.

     El 5 de octubre la explosión de dos túneles por debajo de la puerta de sal abrió una brecha en la muralla que los Jenízaros intentaron asaltar, pero las alabardas de los lansquenetes alemanas y los arcabuceros españoles les cerraron el paso y los Jenízaros se retiraron después de haber sufrido fuertes pérdidas. El 14 de octubre el ataque otomán empezó hacia la puerta Carintia con los bachi-bouzouks (en turco: başıbozuk, que significa “cabeza estropeada”), una sangrante milicia, seguida de los Jenízaros que por primera vez desde su formación como cuerpo militar se quejaron de perder sus vidas sin nada a cambio, y obtuvieron la promesa de botin y de dinero para seguir combatiendo. Solimán ordenó el ataque tres veces repetidas sin tener cuenta de las pérdidas. Los cadáveres turcos se acumulan delante de la puerta Carintia. Nicolás de Salm se implicó personalmente en la lucha, pero fue gravemente herido y falleció poco después.

     La falta de provisiones, las bajas (unos 20.000 soldados) y la impotencia hicieron mella en las tropas otomanas. Avergonzados de no poder entrar en la ciudad, los turcos masacran a los prisioneros, los empalan y los queman vivos para que sus gritos disminuyan la alegría de victoria de los asediados. Solimán se retiró a mediados de octubre a Constantinopla. El sultán quiso intentar de nuevo la conquista de la ciudad en 1532, pero encontró a los defensores apoyados por un gran ejército bajo el mando del emperador Carlos V y no pudo acercarse a ella.

 


 

Siege of Vienna 1529.
Siege of Vienna 1529 - Detail.

El segundo asedio turco de Viena (1683)

2. El segundo asedio turco de Viena o la batalla de Kahlenberg (1683)

 

     El Segundo Asedio de Viena o La Batalla de Kahlenberg (por el nombre de una colina cerca de Viena), tuvo lugar en Viena el 12 de septiembre de 1683. Los turcos habían asolado ya los Balcanes y toda Hungria y ahora asediaban la capital imperial del Sacro Imperio Romano Germánico. Unos 150.000 soldados turcos, al mando del visir Kara Mustafá, pretendieron conquistar la ciudad como puerta de la islamización de toda la Europa Central. Los turcos, avanzando con una fuerza abrumadora, habían reunido al mayor ejército musulmán desde los tiempos de Saladino. Contaban con el apoyo de nobles húngaros protestantes que rechazaban la dominación de los Habsburgos. Los turcos llegaron a Viena principios de julio. Después de algunas peleas iniciales, el emperador Leopold I se retiró a Linz con 80.000 habitantes de Viena. Los turcos sitiaron la ciudad el 14 de julio. El mismo día, Kara Mustafa envió la tradicional demanda de rendición de la ciudad. Ernst Rüdiger Graf von Starhemberg, líder de las tropas defensoras, se negó a capitular. Sólo días antes, había recibido noticias de la matanza masiva en Perchtoldsdorf, un pueblo al sur de Viena, cuyos ciudadanos habían entregado las llaves de la ciudad después de haber recibido una elección similar.

     Kara Mustafa quiso tomar la ciudad intacta por sus riquezas y declinó un ataque a gran escala con el fin de impedir el derecho de saqueo que acompañaría a un asalto. Sin embargo, los asaltos repetitivos del ejército turco fracasaron por su falta de artillería de asedio y la feroz resistencia de la ciudad permitió al emperador Leopoldo I ganar tiempo y pedir ayuda al Papa.

     Durante principios de septiembre, unos 5.000 zapadores otomanos explotaron en varias ocasiones grandes porciones de las murallas, en particular entre el bastión de Burg, el bastión de Löbel y el Revellín de Burg, creando brechas de unos 12m de ancho. Los vieneses trataron de contrarrestar excavando sus propios túnelespara interceptar depósitos de grandes cantidades de pólvora puestos por los turcos en cavernas subterráneas. Finalmente, los otomanos lograron ocupar el Revellín de Burg y el muro de Nieder en esa zona el 8 de septiembre. Anticipando una brecha en la muralla, los vieneses se prepararon para luchar dentro de las murallas de la ciudad.

     El Papa llamó a una cruzada, ésta vez para defender una ciudad cristiana, Viena. A la llamada acudieron todos los países cristianos de Europa (excepto el propio rey Louis XIV de Francia, al que llamaron «el rey Moro» por haber apoyado el ataque turco contra el corazón de Europa), bien con tropas, o solo con aportación monetaria (como hizo España). No obstante, la mayor ayuda la ofrecieron los polacos y los alemanes, junto con voluntarios italianos. Se formó una coalición de reyes y príncipes de naciones cristianas: Juan III Sobieski (o Jan III Sobieski), Rey de Polonia, lideraba la coalición. Las tropas cristianas alcanzaban tan solo la mitad de los efectivos turcos y no contaban prácticamente con artillería.

     El alto mando turco cometió el error subvaluar los refuerzos cristianos y permitirlos cruzar el bosque de Viena (Wienerwald) donde la caballería era más vulnerable y acercarse sin impedimento al campamento turco en las alturas de Kahlenberg. A la llegada de las tropas confederadas en Kahlenberg encima de Viena, los jinetes señalaron su llegada con hogueras. En la madrugada del 12 de septiembre, antes de la batalla, se celebró una misa para el rey de Polonia y sus nobles.

     Sobieski trajo consigo una sorpresa para los otomanos - 3 mil "Húsares Volantes", la famosa caballería élite polaca. El Húsar llevaba armadura de cuerpo completo y también pistolas, sables y lanzas. Mientras cargaban contra formaciones enemigas, muchos Húsares usaban las "alas" (de las cuales recibieron su nombre), a sus espaldas: marcos de madera con un fleco de plumas alrededor de los bordes. Mientras la caballería adquiría velocidad antes de caer sobre la infantería otomana, el ruido de las alas vibrantes sorprendía a las tropas. Veían a jinetes alados desconocidos galopando hacia ellos con lanzas largas de veinte pies. Los turcos quedaban aterrorizados, lo que desestabilizaba sus fuerzas.

     A pesar de su inferioridad numérica, los aliados cristianos lanzaron una carga de caballería arrolladora sobre las tropas turcas. La batalla fue violentísima y breve y, en su mayor parte, se desarrolló en el campamento otomano y en las trincheras. Los otomanos no pudieron detener la carga de los jinetes aliados. En tres horas los turcos sufrieron unas 20.000 bajas, huyendo una parte considerable de ellos. Viena no había caído en poder otomano. La Batalla de Kahlenberg frenó la expansión del Imperio otomano, el cual ya no se extendería más. Poco a poco, Austria, Hungría, Rusia y Polonia irían recuperando sus territorios perdidos.

     Tras la victoria en la batalla de Viena, el rey polaco fue titulado por el Papa Inocencio XI como "Defensor de la fe" ("Defensor Fidei"). El Papa también instituyó el día del 12 de septiembre de fiesta en nombre de la Virgen María a la que Sobieski rezó al empezar la batalla. El Papa también añadió al escudo papal el águila polaca de blanco con una corona.

     De su lado, los otomanos eliminaron a su comandante derrotado. El 25 de diciembre de 1683, Kara Mustafa Pasha fue ejecutado en Belgrado (en la forma aprobada por el sultan Mehmed IV, estrangulado con una cuerda de seda tirada por varios Jenízaros en cada extremo).

 


 

"El segundo asedio de Viena por los Turcos Otomanos" (1683), Romeyn de Hooghe, Países Bajos (1645-1708).
Batalla de Kahlenberg, 1683.
EN- The relief of Vienna on September 12, 1683: In the decisive battle at Kahlenberg, the united imperial army succeeded in liberating Vienna after two months of siege at the hands of the Turkish army. FR - Le soulagement de Vienne le 12 septembre1683: à la bataille décisive de Kahlenberg, l'armée impériale unie a réussi à libérer Vienne après deux mois de siège par l'armée turque. DE - Der Entsatz von Wien am 12. September 1683: in der entscheidenden Schlacht auf dem Kahlenberg gelang dem vereinigten Reichsheer die Befreiung Wiens nach zwei Monaten Belagerung durch das türkische Heer.
Los asaltantes turcos procuran crear una brecha en la muralla de la ciudad, pero choquean contra la firme resistencia de sus defensores.
Carga de los "Húsares Volantes".
Carga de los "Húsares Volantes".
"Sobieski Sending Message of Victory to the Pope" by Jan Matejko.This victory definitely spared to Vienna the same misfortune that Constantinople suffered two centuries ago...
230 years ago…the fall of Constantinople (1453). At left, Constantine XI, at right, Mehmed II.
Les Européens sont, à coup sûr, amnésiques ou masochistes ! Libérés du joug ottoman après plusieurs siècles d'occupation et de luttes sanglantes, ils en oublient les faits et leurs conséquences et en reprennent allègrement le même chemin facilitant le retour des Turcs sur le sol européen. En brindant l’élargissement à une Turquie à grande majorité musulmane, l’Europe aura de facto des frontières communes avec d'autres pays musulmans tels que l’Irak, la Syrie, l’Iran, etc. Cela se traduira à un déferlement incontrôlable vers l'Europe occidentale de masses humaines asiatiques chassées de leurs pays pour des raisons de pauvreté, d’instabilité politique, de guerres, etc. La conséquence sera un bouleversement radical des structures ethniques, linguistiques, religieuses, etc. des Etats membres actuels de l’UE, ce qui serait à l’origine de conflits économiques et sociaux sans précédent, extrêmement compliqués, violents, voire belliqueux...
Vlad III the Impaler.

 APENDICE

EL SUPLICIO DEL PALO (EMPALAMIENTO)

 

     El empalamiento es un método de tortura y ejecución donde la víctima es atravesada por una estaca. La penetración puede realizarse por un costado, por el recto, la vagina o por la boca. La estaca se solía clavar en el suelo dejando a la víctima colgada para que muriera.

     En algunos tipos de empalamiento, la estaca no se afilaba y se insertaba evitando la muerte inmediata de manera que funcionara como tapón para que la víctima no se desangrara y así prolongar la agonía, que podía llegar a durar hasta varios días. Una manera de realizar esta muerte gradual sería insertando el palo por el recto atravesando el cuerpo hasta que salga por el hombro derecho sin dañar así el corazón. En otras ocasiones el palo saldría por la cima del sternum y sería apoyado en la mandíbula para que la víctima no deslice más abajo sobre el palo. Frecuentemente la víctima era levantada en el aire tras penetrar el palo parcialmente. La fuerza de gravedad y la intensa resistencia de la víctima provocaban el deslizamiento por el palo. Otra variante de esta tortura consistía en calentar al rojo vivo las estacas antes de proceder con la ejecución, garantizando así el máximo sufrimiento físico posible a las víctimas.

     El Imperio Otomano utilizó la técnica del empalamiento durante el último asedio a Constantinopla en 1453 con el fin de aterrorizar a los defensores de la ciudad. Las autoridades otomanas recurrirían años después a la misma práctica y en la misma región a lo largo de los siglos XVIII y XIX, especialmente para llevar a cabo una de las represiones más horribles contra movimientos nacionalistas, así como represalias consecuencia de las insurrecciones en Grecia y en otros estados del sur de Europa.

     A lo largo del siglo XV, Vlad III el Empalador (en rumano, Vlad Ţepeş), Príncipe de Wallachia y de Transilvania, era conocido como el primer noble en preferir este método de ejecución durante la Baja Edad Media. Como su práctica cobró notoriedad, se le concedió el nombre de de Vlad el Empalador. Su traumática infancia fue muy determinante a la hora de formar su futuro como príncipe. A los 13 años, en 1444, fue entregado a los turcos como rehén junto con su hermano Radu por su padre, como muestra de sumisión al Sultán y como garantía. Fue criado por el mismo Murat II (padre de Mehmed II), con el propósito de evitar una nueva traición por parte del padre de Vlad. En su cautividad conoció el suplicio turco del empalamiento. En su condición de niño huérfano, traicionado, forzado a exiliarse, abusado por sus captores y perseguido por sus enemigos, cuando recuperó el control de Wallachia., se enfrentó con dureza a sus enemigos, especialmente a los que una vez traicionaron a su familia. Tras los múltiples enfrentamientos contra las invasiones de los turcos otomanos, Vlad - recordándose de sus sufrimientos durante su cautiverio en Constantinopla - jamás tendría piedad ante sus prisioneros de guerra turcos. Hay constancia de que un batallón turco dio media vuelta al toparse con miles de cuerpos empalados y descompuestos a lo largo del Danubio.

     Durante la ocupación otomana de Grecia, el empalamiento se convirtió en una importante herramienta psicológica de guerra, con la intención de aterrorizar a la población. A lo largo del siglo XVIII los insurgentes de la guerrilla griega (conocidos como klephtes) se convirtieron en una continua molestia para los ocupantes otomanos. Los klephtes capturados a menudo fueron empalados públicamente; también eran empalados los campesinos que les daban refugio. Se les colocaba en lugares bien visibles, con el fin de conseguir el efecto esperado en la mayor cantidad posible de poblados.

     La agonía por empalamiento se agravaba cuando se hacía uso del fuego, espetando el cuerpo vivo de la víctima en el palo provocando su abrasamiento. De entre las muchas atrocidades cometidas, Ali Pasha, un noble otomano nacido albano que gobernó Ioannina (Epiro), contó entre sus filas de innombrables empalados y quemados en vida con rebeldes, klephtes, e incluso descendientes de turcos que antes habían sido injustos con él y su familia.

     Durante la Guerra de Independencia griega (1821–1832), Athanasios Diakos - klepht y posteriormente comandante militar rebelde - fue capturado tras la Batalla de Alamana (1821), cerca de Termópilas, y como no aceptó convertirse al Islam y unirse al ejército Otomano, fue empalado, abrasado en el fuego, falleciendo a los 3 días. Diakos se convirtió en mártir de la revolución y más tarde sería consagrado como héroe nacional.

 


 

The hero of the Greek Independence war, Athanasios Diakos, tortured and impaled by the Turks on 24.04.1821.
Athanasios Diakos.

 AVERTISSEMENT: Projet de texte achevé en décembre 2011, sur base des données et images recueillies du web et de diverses autres sources écrites de libre accès. Tout cela a été révisé, complété, adapté et placé de bonne foi, en s'appuyant sur la fiabilité de l'information citée et dans le respect du droit d'auteur, sans aucune intention de porter atteinte à la propriété intellectuelle d’aucune des sources consultées.

----------------

DISCLAIMER: Draft completed in December 2011, based on data and images collected from the web and various other written sources of free access. All this has been revised, completed, adapted and placed in good faith, in relying on the reliability of the cited information and in the respect of copyright, with no intention of infringing the intellectual property of any of the sources consulted.

 ------------------

ADVERTENCIA: Proyecto de texto terminado en diciembre de 2011, basado en datos e imágenes recogidas de la web y varias otras fuentes escritas de libre acceso. Todo esto ha sido revisado, completado, adaptado y colocado de buena fe, al basarse en la fiabilidad de la información citada y en el respeto del derecho de autor, sin intención de infringir la propiedad intelectual de cualquiera de las fuentes consultadas.

Écrire un nouveau commentaire: (Cliquez ici)

123website.be
Caractères restants : 160
OK Envoi...
Voir tous les commentaires

Commentaires

02.02 | 10:40

Texte très bien pensé et structuré. Félicitations.

...
07.02 | 23:01
ALBUM PHOTOS a reçu 1
01.02 | 17:53
09.01 | 18:37
NOTE EXPLICATIVE a reçu 1
Vous aimez cette page